Opiniones Sennheiser IE 100 Pro: Los mejores monitores in Ear por calidad precio

Ya lo has visto antes. Un cantante en el escenario se mete un dedo en la oreja antes de realizar una insana gimnasia vocal que da tumbos a través de los tonos normalmente reservados a las sirenas y a los pájaros de fantasía. La razón por la que ese dígito se está tapando un agujero de la oreja es que los espectáculos en directo son paisajes sonoros ruidosos y caóticos, y si un cantante quiere mantenerse en el tono, necesita poder oír los sonidos que salen de su boca.

Análisis y Opiniones Sennheiser IE 100 Pro

Sennheiser IE 100 PRO Auriculares Dinámicos...
  • Nuevo convertidor de banda ancha...
  • El sistema de controladores...
  • Ajuste seguro, gran comodidad:...
  • Muy buen blindaje gracias a la...

Ahí es donde entran en juego los monitores de oído. Son el hermano mayor de los auriculares que sustituyen a los dedos para llenar el canal auditivo con una mezcla de sonido adaptada específicamente a cada músico durante una actuación. Y pueden alcanzar varios miles de euros para el tipo de caprichos diseñados a medida que verás en los principales artistas en gira. Los monitores de oído Sennheiser IE 100 Pro, de 99,95 euros, ofrecen este servicio a un precio que atraerá a las bandas locales de garaje. Y son compatibles con un módulo Bluetooth opcional de 50 euros que hace más cómodo su uso en el camino de ida y vuelta al ensayo (o después de que la banda se separe). Siempre que no esperes que te ayuden a hacer una carrera de octavas al nivel de Mariah Carey, te sorprenderán gratamente estos monitores de oído de nivel básico, pero aún así profesionales.

Otras comparativas relacionadas:

Principales características Sennheiser IE 100 Pro

Sennheiser IE 100 Pro con iPhone

El Sennheiser IE 100 Pro es el modelo más asequible de la línea de monitores de oído universales, o IEM, de la respetada empresa de micrófonos, altavoces y auriculares. Los productos de audio profesional del fabricante alemán se encuentran en estudios y escenarios de todo el mundo, y los audiófilos utilizan los auriculares profesionales Sennheiser para disfrutar de las grabaciones que captan esos micrófonos. Los IEM, por su parte, suelen ser el territorio de los artistas y los puristas del audio, tanto por el precio como por la experiencia. Como los IEM se desarrollaron originalmente para músicos que necesitaban bloquear todo el sonido del escenario y del público, los auriculares pueden introducirse más profundamente en tu oído que, por ejemplo, un par de AirPods Pro de Apple. Y esa sensación de aislamiento no es del agrado de todos (para algunas personas puede incluso afectar al equilibrio).

Sin embargo, estos monitores intraauriculares Sennheiser tienen un diseño más ligero y discreto, cómodo para las sesiones de escucha y de improvisación de muchas horas. Para conseguir precios y atención de primer nivel, los fabricantes pueden meter todo tipo de tecnología en estos diminutos accesorios. No es raro encontrar IEM con cinco, seis, siete o más altavoces diminutos. por oreja y cuanto más se empuja, más grande es el precio, lo que lleva a muchos músicos a mantenerlos escondidos en maletas de viaje seguras cuando no están en un concierto. El Sennheiser IE 100 Pro sólo tiene un transductor por oído, un driver dinámico de 10 mm, un woofer tradicional reducido al tamaño de una judía mágica. El resultado es un sonido sin distorsiones que puede funcionar con un smartphone en una cafetería casi tan bien como en un espacio de ensayo o de actuación pública. Además, no te sentirás tan mal si les pasa algo.

El diseño del Sennheiser IE 100 Pro

Para esta revisión, probamos el paquete combinado 2 en 1 de 149,95 euros en plástico negro mate (también están disponibles el rojo y el transparente). Al sacarlos de la caja, los monitores in-ear inalámbricos Sennheiser IE Pro 100 vienen unidos al módulo Bluetooth. El delgado módulo negro está en un lado de un cable corto que se coloca alrededor de la nuca, mientras que los controles del dispositivo móvil (además de un micrófono para las llamadas) están en el otro lado. Un cable estándar de 1,3 m para enganchar los auriculares a dispositivos con una toma de auriculares de 3,5 mm se guarda en una pequeña funda negra junto con unas almohadillas de silicona adicionales para establecer un sellado seguro (algo imprescindible para el aislamiento y una buena respuesta de los graves).

Los monitores intraauriculares deben cumplir bien cuatro cosas para que se les considere siquiera para actuar en directo: producir un sonido de calidad, reducir el ruido externo, ser cómodos y permanecer en el oído independientemente de las travesuras en el escenario. Una vez sacados de la caja, los Sennheiser IE 100 Pro se deslizaron fácilmente en mis oídos y se mantuvieron en su sitio gracias a las almohadillas y a los ganchos de plástico maleable colocados en la parte superior de mis oídos. Por lo tanto, el ajuste no era un problema. La resistencia pasiva al ruido -la antigua taponación del oído, sin circuitos ANC de por medio- era sólida. En cuanto al sonido, llegaremos a eso pronto.

Configurar

Sennheiser IE 100 Pro desconectado del cable
El IE 100 Pro viene con dos cables con conectores MMCX estándar, pero la toma está ligeramente empotrada, por lo que los cables de otros fabricantes podrían no encajar. Roberto Baldwin

El cable inalámbrico del IE 100 Pro cuenta con Bluetooth 5.0 y la configuración fue un chasquido en varios dispositivos. Mantén pulsado el botón de encendido hasta que los auriculares te informen de que el sistema está en modo de emparejamiento y sólo tienes que buscarlos en tu smartphone u ordenador. Los códecs compatibles son SBC universal, AAC para iPhones y aptX de baja latencia para dispositivos Android.

Para cambiar a una conexión por cable, los usuarios sólo tienen que desconectar un cable y conectar el otro. Las conexiones están directamente en los auriculares, con los cables y el auricular derecho acentuados en rojo para el lado derecho. Alinearlos asegura que el usuario tenga un sonido estéreo adecuado cada vez, sin necesidad de dudar. Mis IEM personales, moldeados a medida y que cuestan más de lo que me gustaría admitir, no me distinguen de la derecha al sacarlos de la caja.

Una de las ventajas de tener tanto cables como inalámbricos es que los auriculares y cascos Bluetooth casi no sirven para crear música en un ordenador. La latencia inalámbrica hace que sea imposible añadir instrumentos en directo a una pista, porque casi siempre estás a un dieciseisavo de tiempo de diferencia. Más allá de eso, incluso la mejor conexión Bluetooth introduce compresión en el sonido, lo que no es algo que desees cuando es imprescindible dar la nota correcta.

Y hay algunos otros inconvenientes del cable Bluetooth. La distancia entre el auricular y el módulo Bluetooth es ligeramente demasiado corta y cuelga incómodamente detrás de la cabeza, con el mando y el elemento de la batería colgando detrás de las orejas como si fueran grandes pendientes. Además, al sistema de control de cuatro botones le vendría bien una mayor diversidad entre ellos para ayudar al usuario a determinar qué botón va a pulsar. Básicamente, tuve que memorizar la ubicación de los botones de arriba a abajo y frotar el dedo hacia arriba y hacia abajo del mando hasta saber qué botón estaba pulsando.

Sin embargo, como compañero de viaje, el IE 100 Pro bloqueará la cacofonía del sonido del transporte público mientras tu teléfono se mantiene seguro en el bolsillo gracias al ajuste perfecto y al audio Bluetooth. Además, hay soporte multipunto, en caso de que quieras escuchar pistas de dos fuentes y no quieras toquetear los ajustes una y otra vez.

Calidad de sonido

Primer plano del Sennheiser IE 100 Pro
El IE 100 Pro ofrece un sonido plano y no fatigoso a un precio asequible. Roberto Baldwin

El audio procedente de los auriculares Sennheiser IE 100 Pro fue mejor de lo esperado para su precio. El rango de frecuencias de los monitores es de 20 Hz a 18 kHz, que es más o menos lo que la mayoría de los humanos pueden oír con un poco de recorte en la parte superior e inferior. El nivel de presión sonora (SPL) de éstos es de 115 dB, lo que significa que pueden llegar a ser lo suficientemente fuertes como para ahogar otros ruidos en el escenario. Afortunadamente, por el bien de mi oído, nunca tuve que subir el volumen lo suficiente como para acercarme al umbral en los entrenamientos, en los que los IE 100 Pro aguantaron el ritmo de la guitarra ululante a mi derecha y el amplificador de teclado punzante a mi izquierda. El estruendoso rugido que hay detrás de mí es cortesía de una batería dirigida por un hombre que nunca ha conocido un platillo que no pueda golpear con la energía de Thor. A pesar de ese tsunami de sonido que se abalanzó sobre mí en nuestro reducido espacio, el IE 100 Pro se comportó con valentía. Dudo que tenga problemas para escuchar mi voz o mi sintetizador en un escenario muy ruidoso, manteniendo el IE 100 Pro a un nivel razonable.

El sonido que produjeron los monitores intraauriculares Sennheiser fue cálido, bien redondeado y se emitió con nitidez tanto como monitores como como auriculares Bluetooth. Los equipos Sennheiser en general son conocidos por la riqueza de los bajos medios y la transparencia de los medios, y aquí está. Sin embargo, el extremo superior y el extremo inferior se resienten un poco. Los graves profundos y los agudos precisos están lo suficientemente aplastados como para que los músicos y DJs que busquen una experiencia de audio más contundente y aireada tengan que buscar en otra parte y esperar a desembolsar mucho dinero por ese rango dinámico adicional.

Para aquellos que los utilicen más para escuchar música que para hacerla, la sintonía de audio de los Sennheiser IE 100 Pro es bastante plana. No hay un empuje de gama baja como el que encontrarías en un par de Powerbeats Pro o el rango dinámico de los auriculares de botón Sony WF-1000XM4 (que revisamos aquí). Para los músicos, es importante escuchar lo que ocurre tal y como suena realmente, sin procesamiento digital. Para todos los demás, puede faltar un poco de energía, pero la claridad es buena.

El resto de las especificaciones

El módulo Bluetooth del IE 100 Pro tiene una duración de la batería de 10 horas según Sennheiser. Mis pruebas de batería casi coinciden con eso, ya que está a sólo unos minutos por debajo de la marca cuando los auriculares se apagan. Es suficiente para el trayecto al trabajo en tren, para sintonizar con tus compañeros de trabajo y para volver a casa por la noche. Además, siempre puedes cambiar el cable para conectar los auriculares directamente a tus dispositivos, siempre que tengan toma de auriculares. Y cuando vuelvas a estar cerca de una toma de corriente, la carga del cable Bluetooth requiere un cable USB-C (incluido) y unas dos horas.

Opiniones finales Sennheiser IE 100 Pro ¿Debería comprarlos?

Sennheiser IE 100 PRO Auriculares Dinámicos...
  • Nuevo convertidor de banda ancha...
  • El sistema de controladores...
  • Ajuste seguro, gran comodidad:...
  • Muy buen blindaje gracias a la...

Es muy fácil recomendarlas a los músicos o DJs que no tienen un trabajo bien remunerado, un fondo fiduciario o un contrato discográfico. En el escenario, suenan mucho mejor de lo previsto. Son cómodos y confortables, y la reducción del «estrés acústico», es decir, del ruido, significa que al final de una noche con ellos tus oídos no tendrán ese conocido y desafortunado pitido que a la larga puede destruir tu audición. La ventaja añadida del módulo Bluetooth significa que el dinero gastado en los IEM Sennheiser IE 100 Pro también te resultará rentable cuando quieras escuchar en movimiento pero no en un concierto. Y el dinero ahorrado puede ir a parar a otra caja de Cup Noodles, ricos en sodio. ¿Y no te parece que conseguir más valor es música para tus oídos?

 

Deja un comentario